DIFUSIÓN DEL PROYECTO “HOGAR NIÑOS DE LA CALLE” DE BENIN

6 11 2009


Entrevista a JUANJO GÓMEZ, director del proyecto

Son los esclavos del siglo XXI, niños con los que se trafica, vendidos, explotados…Trabaja en su futuro con el apoyo de la Congregación Salesiana  y de la ONG  “Jóvenes y Desarrollo”.

Su proyecto ha rescatado de la calle a 400 chavales en los 14 años de lucha contra la pobreza y la falta de dignidad.

Su relación con Cantabria es doble; por una parte, desde 1996 tiene el  apoyo del Gobierno  cántabro a este proyecto y, por otra, el hermanamiento que JyD Cantabria y los salesianos  tiene con Benin, ya que desde el inicio, el misionero encargado, José Luis de la Fuente, trabajó en el colegio salesiano de Santander.

Más de 400 chavales cuya vida no vale “nada” han tenido un futuro gracias a una estructura de solidaridad creada. Un gran proyecto, aunque no suficiente (Unicef, en el 2007, identificó más de 40000 niños de la calle).

¿Qué diferencia  hay de los niños de la calle  africanos a los que vemos en las grandes ciudades sudamericanas más duras, como el Brasil?

En América, el problema de estos niños es la droga, el pegamento y que se asocian a las cuadrillas. Aquí son chavales más individuales pero, por el contrario, son más agresivos, violentos y más encerrados en sí mismos. Es muy difícil entrar en sus vidas y que te cuenten verdaderamente su historia y, sin llegar a conocer su vida, no puedes ayudarles a salir de esa situación y darles la dignidad que se merecen.

Niños alejados de sus familias por distintas razones: poligamia, superstición, maltrato, pobreza

También hay niños secuestrados, niños que han sido cedidos a otra familia para darles un futuro mejor. Es el éxodo rural a la ciudad: “yo te cedo a mi hijo para que se quede en la ciudad y se le dé  la oportunidad de ir a la escuela o aprender un oficio y, a cambio de eso, cuando vengan de la escuela que hagan un pequeño trabajo en casa”. Es una práctica antigua, pero ahora se comprueba cómo, en realidad, ni van a la escuela, ni van a aprender un oficio, sino que se quedan en las casas totalmente explotados. O esa misma familia que lo ha acogido lo cede a otra para que trabaje, es muy común en toda la zona francófona subsahariana. Son chicos y chicas entre 6 a 16 años.

¿Qué problema acarrea la poligamia en relación con la infancia?

Se trata de un padre que tiene varias mujeres, pero luego entra  la envidia y el enfrentamiento entre ellas que quieren que su hijo, y no el de otra, sea el preferido del hombre. Se producen casos de envenenamiento y muerte inesperadas de niños, cuando no el abandono.

¿Y son las propias madres las que los abandonan?

Si, y a veces  las que venden a sus hijos. Otras veces los secuestran, viene alguien con el coche y se los llevan del poblado. Normalmente van a parar a la ciudad para la explotación en trabajos  de talleres de construcción, descargando camiones en el mercado, trabajando en las minas de Nigeria, de Costa de Marfil  o en el Congo; en canteras, en las explotaciones de algodón y cacao, son los esclavos de este siglo.

Es una realidad muy dura a la que deberíamos dar una respuesta.

¿Cómo se aborda a estos niños para que tengan nuevas oportunidades?

Trabajamos en la calle, en los mercados de Dantokpá, Duando y Zongo, también en Cotonou y Porto-Novo, que son las dos grandes ciudades de Benin.

Aprovechamos cuando estos chavales se encuentran allí, trabajando en pequeñas labores de carga y descarga de camiones, transporte de mercancías, reparación de sillas o mesas o robando para comer y vestirse; algunos también se ofrecen en los videoclubes para imágenes de abuso sexual.

En el mercado tenemos varios puntos de encuentro que están funcionando las 24 horas del día los 365 días del año. Los chavales los conocen y cuando se encuentran en peligro o necesitan ser escuchados acuden a los centros de acogida. Trabajamos en coordinación con las salesianas y con otras ONGs .

¿Cómo es el proceso de trabajo con estos chavales?

Somos tres salesianos dedicados a esto, veintisiete monitores nativos asalariados y seis voluntarios. Damos paseos por los mercados, los identificamos y luego tenemos  dos trabajadores sociales que buscan a la familia para verificar lo que el chaval está contando y, si es posible, trabajamos como mediadores para que el chaval vuelva al pueblo o a  su familia. Si no es posible la reconciliación con la familia, es seguido dentro del medio abierto hasta que se ve la posibilidad de orientarlo a un centro de acogida que puede ser el nuestro u otro.

Tenemos 183 chavales entre los centros: del centro de acogida pasan al de orientación y de ahí al de formación si todo va bien.

¿Qué futuro tienen estos niños?

La orientación hacia la escuela o hacia el aprendizaje de un oficio es un largo proceso. Actualmente hay 6 universitarios,  algunos chavales que han terminado su formación ya se les ha instalado en pequeños talleres, gracias a gente que  ha venido al centro a ofrecerse para acoger a chicos y así enseñarles un oficio. Hay muchos chicos  pero seleccionamos a quien enviamos…

¿Qué le enseña la calle a un niño?

Encuentran la libertad que no han tenido nunca en su vida, porque se vive un sistema muy represivo. En la familia se pega, en la escuela también, en la calle…un chaval no es nada. Es una sociedad totalmente contraria a la nuestra.

En la calle encuentran la libertad, dinero fácil porque con pequeños trabajos puede tener algo de dinero, viven  más el presente que el futuro.

¿Los Gobiernos no actúan?

Aunque el Gobierno español  diga que la Cooperación no se está viendo afectada por la crisis, no es cierto, las ayudas de las administraciones se reducen porque hay otras necesidades, preferentemente locales. En Benin, hay cada vez más diferencias entre la zona rural y las ciudades y hay más niños de la calle. La Comunidad Europea tiene un estudio hecho sobre las causas estructurales de la trata de niños.

¿Cuál es la raíz del problema?

Estamos trabajando con niños que han sido llevados al Congo, a Costa de Marfil, a Nigeria, vendidos por sus padres para que los exploten en trabajos. Este analfabetismo, la falta de expectativas, el hecho de que la escuela no tenga medios porque un profesor mal pagado atiende a 60 niños, sin medios y  sin motivación, son algunas de las causas del problema.

¿Cómo ves la relación Cooperación y Política?

Lo primero que hay que hacer es desvincular política  y cooperación. Desde el Ministerio de Cooperación Español se afirma que tienen un plan para África, pero no es real pues median los intereses políticos (en una ocasión así se lo dije a la vicepresidenta española).

Si miras  cuáles son los países que se  han marcado como prioritarios, vemos que  son aquellos donde hay pesca o inmigración. Se quiere frenar la inmigración y tener acuerdos de pesca, son intereses que priman a la hora del apoyo económico: Marruecos, Senegal, Malí, Guinea Ecuatorial…

La mayoría de las  Comunidades Autónomas,  fijan  también este criterio para repartir su ayuda. Benin no existe, en general, para la Cooperación Española como país preferente, sólo cuatro Comunidades son la excepción: País Vasco, Valencia, Navarra y Cantabria.

¿Se puede eliminar realmente la pobreza?

Se está  mandando miles de  millones a países que son corruptos y de regímenes dictatoriales, y no se está ayudando a  democracias dignas que están intentando salir de su situación porque lo que  interesa es que su situación económica reporte beneficios. También ocurre con otros países, no sólo España. Yo creo que deberíamos saber a quién damos el dinero y por qué lo damos, para no llegar a los mismos  resultados de siempre.

No hay más que ver  en qué países se han abierto embajadas de España, por ejemplo, Malí: se invierten 30 millones anuales sin saber qué hacer con ellos. El resto de  la Unión Europea ya se ha empezado a dar cuenta de ello y está más presente en África, con un trabajo de investigación, especializado, apoyando proyectos que realmente son necesarios.

¿La colonización continúa?

Pues si cambias el país por una multinacional, la colonización sigue existiendo. Toda multinacional o país lo que quiere es tener facilidades….China, por ejemplo, es ahora mismo la potencia económica más fuerte en África, está haciéndose con todos los proyectos de construcción, de infraestructuras, mercados…

Pero hay que ser también críticos con estos países, ya no son colonias, son africanos nativos, los que están gobernando pero son corruptos, hay dictaduras. Habría que preguntarse cómo purificar esos gobiernos para que sean más honestos, pero ahí juegan muchos intereses.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: