DIARIO DE UNA COOPERANTE

12 04 2010

Dentro del colectivo que colabora voluntariamente en nuestra ONG esta Loli, lleva ya unos diez viajes a África, principalmente en dos países: en Benin y en Togo, ahora está en Cinkassé en la República de Togo.

Marchó en marzo y volverá a principios de junio. Os informaremos de su labor … si es capaz de sacar tiempo para tenernos al corriente mediante noticias y fotos.


Buenos días desde Cinkassé, norte de la República de Togo

Dicen que en tu primera visita a África podrías escribir un libro, en la segunda alguna historia y si las visitas son continuadas como es mi caso me cuesta escribir hasta un mensaje.

Desde luego no porque no tenga historias del día a día que contar sino porque todo me parece “normal”, ya vivido.

Como mi llegada al aeropuerto internacional de Ouagadougou (Burkina Fasso) que lleva dos años en obras, pasando por un cuarto en el que no cabíamos  los 500 pasajeros que veníamos en el avión, 42º C y ni un solo ventilador, los trabajadores del aeropuerto que iban y venían del avión  tiraban nuestros equipajes apilados encima de una pequeña tarima, no hay cinta transportadora así que hay que “luchar” por ocupar un sitio y localizar tus maletas, negociar un maletero que te saque las maletas hasta un taxi, pues no hay carritos y llegar hasta tu lugar de alojamiento.

A la mañana siguiente sobre las seis de la mañana el mismo taxista me viene a buscar para llevarme al autobús que me llevará a Cinkassé. La estación de autobuses es una amalgama de coches, motos, animales y personas de diferentes etnias, consigo un billete un bocadillo y una botella de agua pues ya empieza a hacer calor.

Mis maletas entran la primeras en el autobús pues son las ultimas que hay que descargar, después, un variopinto número de equipajes: motos, corderos, bolsas, cajas, gallinas…  Seis horas mas tarde llego a la frontera de Burkina Fasso con Togo, allí no hay coches solo motos así que alquilo una que me lleva junto con mis tres maletas, (no sé como el chofer puede ver el camino), así salgo de Burkina y entro en Togo, en moto taxi.

En mis  primeros recorridos por las aldeas, la gente se acuerda de mi, vienen a saludarme, me preguntan por mis “hijas” (Alicia e Irene, mis jóvenes compañeras de viaje del año pasado),  los niños me rodean, piden lo de siempre balón, bombón, pero no pasa nada si lo que haces es jugar con ellos, luego esos niños los encuentras, con suerte en la escuela los menos, la mayoría haciendo los trabajos mas duros en sus aldeas, sobre todo las niñas, con 7 u 8 años ya son responsables con sus madres de todos los trabajos de la familia: al pozo a sacar agua, a veces andan kilómetros antes de encontrarla, a por leña para cocinar los escasos alimentos, cuidando de sus hermanos pequeños, cuidando el ganado, vendiendo en el mercado, trabajando el pequeño huerto… también asisten en gran número a las clases de alfabetización de adultos que ofrecemos cada año en las aldeas, en su mayoría mujeres y niñas, niñas que debieran estar en la escuela y mujeres jóvenes con sus bebés a la espalda.

Seguiremos informando

Saludos a todos

Loli

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: